La cerveza de la semana: Kross 110 Whisky Edition, Scotch Ale

La Scotch Ale de Kross desde 2017 sorprende con novedades en su receta. En esta ocasión, de la mano de Guiligan’s, el primer whisky de Viña Concha y Toro, elaborado y embotellado en Escocia.

Las cervezas Scotch Ale son resultado de la tradición whiskera de Escocia. Maltosidad por sobre amargor y notas ahumadas. Ya desde la Edad Media, encontramos los primeros registros, pero es, como en casi todas las cervezas de la escuela inglesa, la Revolución Industrial, la etapa de auge y esplendor de este estilo cervecero. El mal clima y los permanente conflictos regionales, les impedía la producción o comercialización del lúpulo con los ingleses, pero no así, la cosecha de muy buenas maltas. De sus cuatro sub estilos, Wee Heavy – la “pequeña fuerte”- será la que capture este comentario. La más alcohólica y compleja, que se bebía en botellas pequeñas (conocidas como “wee”, palabra antigua para referirse a “small”) a modo de precaución. Las clásicas notas a humo o “turba” responden a la tradición regional, que reemplazaba las maltas típicamente cerveceras, por una parte, de maltas clásicas de whisky, algo ahumadas.

110, la Scotch Ale de Kross, desde 2017 sorprende con novedades en su receta. En esta ocasión, de la mano de Guiligan’s, el primer whisky de Viña Concha y Toro, elaborado y embotellado en Escocia. Su receta está inspirada en los sabores y aromas del whisky escocés: una porción de malta ahumada le da una nota muy sutil, mientras que los 110 minutos de hervor (de ahí su nombre) profundizan los típicos sabores a caramelo y toffee; aumentan su cuerpo y la graduación alcohólica. Para que puedas disfrutarla adecuadamente, te sugiero una copa de coñac o alguna que permita ir entibiarla con las manos, para que los aromas se expresen adecuadamente.

Al momento del servicio recuerda a caluga casera, al fuego aún, pero a la vez es brillante y casi cristalina, con una densidad elegante y seductora. Se corona con una espuma cremosa y aireada, como la espuma de leche del capuchino. Mientras se termina de servir aparece un aroma atractivo y evocador: coco tostado, esos dulces acaramelados que vendían en bolsitas, hace años luz de nuestras vidas; un punto de sabor a frutos secos, especias y miel. Probablemente por las cuatro semanas de maduración en barricas de maderas experimentales (amburana de Brasil y cerezo chileno), que ya habían sido infusionados con whisky escocés, de la línea “The Guiligan´s” distinguished blended Scotch. De la mano de vainilla, toffee y caramelo de flan, pero con un provocador y sugerente toque de humo, que redondea el aroma, nos prepara para la experiencia del beber.

En boca, sedosa y algo picosa, nuevamente el caramelo de flan y el coco tostado, acompañado del humo, finaliza con la calidez del alcohol, como a licorcito de cacao. Para abrigar el alma, como buena cerveza de invierno.

Gran compañera de carnes a la parrilla, con esa grasita caramelizada por el fuego y por los cristales de sal. Buena charcutería y quesos maduros, o un Barros Jarpa con marraqueta tostada. Empanada de pino con merken, pastel de papas, charquicán con huevo y porotos con rienda. De postre, picarones o sopaipillas pasadas, kuchen de nuez, helado de vainilla, Berlín con crema pastelera, naranjitas confitadas con chocolate o simplemente como un buen bajativo. Una bastante versátil cerveza para disfrutar hoy o después de un tiempo de guarda.

9,3° Alc. y 24 IBU
Disponible en: delibeer.cl, beershop.cl, beervana.cl, kross.cl/tienda
Precio referencial: $2.800.

La cerveza de la semana: Intrinsical, God Save The Intrinsical Extra Special Bitter

Ceveza de la Semana. Viaje al Sabor. Bitter, Intrinsical

Este ejemplar viene a honrar todo el camino recorrido desde su fundación en 2013, hecha con maltas especiales y clásicas, en términos de lúpulos recoge algo del nuevo mundo, como la variedad Centennial, pero con la carga aromática e histórica de Fuggles.

La influencia de la escuela inglesa en el mundo de la cerveza está más presente que nunca. Las American IPA no existirían si no fuera por la India Pale Ale. Y muchas de nuestras adoradas cervezas belgas, tampoco existirían de no ser por la inspiración de las recetas británicas y de sus procesos.

Pero los ingleses definen sus cervezas Pale Ale a menudo como bitters. Traducido literalmente como “amargo”, se pueden subdividir en Ordinary Bitter, Best Bitter (referida a la mejor pale ale que puede hacer un productor) y las Extra Special Bitter, o ESB, que son las más alcohólicas y corpulentas. Hasta la fecha, la única manera de diferenciarlas es por la fuerza de IBU (unidad de amargor internacional) y ABV (alcohol por volumen). Si bien el nombre podría sugerirte un amargor intenso, las ESB no son abrumadoras. Más bien, son muy equilibradas y fáciles de beber. Ligeras en el paladar, sabrosas y refrescantes. Esto, gracias a la modernización producida desde finales del siglo XIX, debido a la mejora en los procesos de producción y el aumento de variedades de lúpulos disponibles.

God save the Intrinsical, de Cervecería Intrínsical, viene a honrar todo el camino que han recorrido desde su fundación en 2013, reflejado en esta ESB de receta bien inglesa. Con maltas especiales y clásicas como Pale Ale, en lúpulos recoge algo del nuevo mundo, como la variedad Centennial pero con la carga aromática e histórica de Fuggles

El vaso elegido es una pinta inglesa o Nonic. Durante su servicio, podemos observar una cerveza con más cuerpo o densidad, acaramelado y cristalino, generando una corona de espuma inusualmente cremosa para el estilo, de color beige, pero atractiva. Junto con disfrutar visualmente, comienzan a aflorar aromas de sus maltas como galleta de avena o manzana roja. Además de las notas florales, herbales y resinosas de las variedades de lúpulo inglés. Los aromas se reproducen al beber. Como cerveza bien balanceada hacia las maltas, en boca, los granos nos ofrecen una dulzura intensa de caramelo, mientras que los sabores secundarios a pan tostado, bizcocho, manzana roja confitada y algo herbal, añaden complejidad. El amargor terroso y resinoso de los lúpulos cierran esta experiencia con equilibrio entre dulzor y amargor, pero con cierta sequedad final, que aporta una gran característica de la Escuela Inglesa: la facilidad de beber.

El maridaje. ESB es muy versátil, sobre todo, pensando en nuestras comidas tradicionales. La tuesta de las maltas y su caramelización, equilibrada con el amargor resinoso del lupulo, acompañan muy bien con productos dorados por el fuego, algo quemaditos y el dulzor de ciertas carnes. Un buen ejemplo, la empanada de pino, una entraña crocante, sánguche de mechada en marraqueta crujiente. Pastel de papas, cerdo al horno y un sinfín mas. Para postres, si o si, mote con huesillo. Y si algún día, tenemos la suerte, una manzana roja confitada. Pensando en la nota picante que pudiera aportar el lúpulo, juegue con algún queso tipo cheddar o platos condimentados como charquicán o estofados. En honor a la simplicidad, acompañaría muy bien un queque de naranja o galletas de mantequilla.

Como ve, una cerveza versátil, fácil de beber y con mucha historia.

4,6° Alc. y 35 IBU
Disponible en: beershop.cl, beervana.cl, intrinsical.cl
Precio referencial: $2.100 – $ 3.100

La cerveza de la semana. Hasta Pronto, Perdida en el Maipo, Grape Ale

Ceveza de la Semana. Grape Ale, Hasta Pronto

Las grape no son cocteles de cerveza con vino sino la fusión desde el inicio, entre mosto de maltas y menos del 40% de mosto de uva. La fusión de dos mundos.

Esta semana, comenzaremos una serie de tres capítulos de cervezas enamoradas de la uva. Y como en todas nuestras notas, comenzaremos por la historia.

En 2011 Gianriccardo Corbo, primer juez BJCP italiano, compró cerca de una docena de botellas de una novedosa receta cervecera, para persuadir al directorio de jueces del BJCP a incluirlas en su Guía de Estilos. Así, las Grape Ale Italianas comenzaron a participar como estilo provisorio en competiciones de homebrewers, dentro de Italia. Este puntapié inicial fue el combustible para el naciente movimiento de la cerveza en Italia, llevándolo a diferentes latitudes vitivinícolas hasta que inevitable y naturalmente, llegaron a Chile cerca del 2016.

Las grape no son cocteles de cerveza con vino sino la fusión desde el inicio, entre mosto de maltas y menos del 40% de mosto de uva. La fusión de dos mundos. Uno de las claves de la producción del estilo Grape Ale es que el producto permite expresar el territorio (terroir). Perdida en el Maipo, Grape Ale de Cerveza Hasta Pronto, nos convoca descubrir las características de nuestra tierra. Producida con una base cervecera de Dark Daison (Saison con maltas oscuras), cerca de un 30% de mosto de carmenere y levaduras belgas, esta cerveza fue fermentada en barricas de la misma cepa, durante 15 meses.

De espuma tímida, un clásico de cervezas con mayor graduación alcohólica, al servicio, afloran de inmediato aromas frutales como a granada, cerezas y notas especiadas. Una suerte de vino navegado pero ligero, refrescante y atemporal. En boca, la madera es lo primero, la complejidad de las barricas se hace presente y la frescura frutal que aportan las uvas de la carmenere, la convierten en un exponente interesante y complejo. Luego, un leve dulzor, aporte de las maltas oscuras. Refrescante, con cierta acidez frutal y definitivo picor especiado, va muy equilibrada con la caramelización de estas maltas, una jugosidad de frutas rojas en conserva, levantadas a un nivel superior por las levaduras belgas. Final seco, con un alcohol que entibia la garganta y el alma. Si bien, los 9,4° de alcohol se sienten y se agradecen, no es una cerveza pesada; es más bien frizante, punzante pero muy sabrosa, que te invita a beber un sorbo tras otro, con ciertos espacios para pensarla, pero por sobre todo, para saborearla.

¿Maridajes sugeridos? Unas sopaipillas montadas con pino de carne y palta. Me encanta ese contraste. Quesos cremosos muy maduros, donde la cerveza nos hace recordar un chutney de frutos rojos. Me encantaría un tártaro de vacuno, con sus pepinillos y alcaparras o una mechada con puré picante que levante lo especiado de la cerveza. Un kuchen de cerezas o frutillas, una compota de peras al vino o unos trocitos de queso mantecoso y dulce de membrillo. ¿Qué mejor?

9,4° Alc.. Hoy, el IBU no juega.
Disponible en: beershop.cl, beervana.cl, tierracervecera.cl, hastapronto.cl
Precio referencial: $4.700 – $ 5.700