La cerveza de la semana: Paulaner Salvator Doppelbock

Ceveza de la Semana. Salvator de Paulaner

Frente a la baja de temperaturas, es el momento perfecto para presentar un ejemplar para palear el frio. Tras algunos años de ausencia en Chile, esta cervecera alemana ha regresado con sus clásicas variedades y su gran joya: la primera doppelbock de la historia.

Los viejos libros hablan de un grupo de monjes paulistas que cruzaron los Alpes desde Italia para instalarse en Múnich y siguiendo fielmente la tradición de realizar ayuno ocasional, donde los alimentos sólidos estaban prohibidos, estos monjes cerveceros decidieron desarrollar una “infusión” que los mantuviera sanos durante estos períodos.

Asi nace Salvator, la primera Doppelbock de la historia, la primera variedad de Paulaner, una cerveza para alimentar la carne y el espíritu durante la Cuaresma; tan impresionante era para la época que incluso era enviada a Roma, para recibir la bendición e indulgencia papal, por miedo a ser acusados de no practicar adecuadamente la abstinencia. Su nombre se volvió referente para todas las versiones que vendrían en el futuro. Si encuentras una cerveza lager oscura cuyo nombre finalice en ATOR, ya sabes de donde proviene. Hay cerca de 200 nombres de doppelbock “-ator” registrados en la oficina de patentes alemana.

Tras cinco siglos desde su fundación, en 1634, Paulaner, Cervecería de la Orden de San José de Paula, es en la actualidad la sexta cerveza más vendida en Alemania y una de las seis fábricas que la ofrecen para Oktoberfest, la fiesta cervecera alemana que se celebra desde 1810.

Doppelbock es una versión más intensa de la bock (traducida como macho cabrío) tradicional. Es maltosa, sabrosa y algo más poderosa alcohólicamente, que proporciona los nutrientes necesarios para el sustento físico y mental. De ahí la denominación de pan líquido. De color ámbar oscuro, gracias a sus maltas munich, en servicio es coronada por una contundente espuma cremosa, similar a la del capuccino, con gran persistencia y textura sedosa.

En nariz es compleja y profundamente malteada. Aparecen granos tostados, mantequilla y fruta confitada, acompañadas de sutiles notas florales, aporte de los clásicos lúpulos alemanes, Herkulus, Hallertauer Tradition. En un inicio tímidamente, luego dan paso a la grandiosidad de las maltas en aroma y sabor, pero ayudando a equilibrar esa potencia de dulzor propia del grano.

Si bien es un alimento en sí mismo, va perfecta con una gran variedad de alimentos. Desde quesos de cabra prensados y de tipo brie, frutos secos o pasando paté sobre pan muy tostado; también embutidos, carnes bien condimentadas al horno e, incluso… un barros jarpa. En postres, puede ir con leche asada, picarones o sopaipillas pasadas, kuchen de nuez y galletas de mantequilla.

7,5° Alc.
Disponible en: delibeer.cl, houseofbeer.cl, casadelacerveza.cl
Precio referencial: $2.300

¿Qué es el maridaje?

Qué es el MARIDAJE

Acompañar la bebida con un aperitivo es algo habitual, porque existe una conexión evidente entre el líquido y el alimento con el que lo tomamos. Y la cerveza no es la excepción. Esta relación se denomina maridaje. Maridar «es combinar una bebida con una comida en base a sus características para potenciar las sensaciones de ambos elementos»

En el caso de la cerveza, existen una serie de maridajes más o menos efectivos para cada estilo, siempre teniendo en cuenta los beneficios del tipo de cerveza. Veamos unos cuantos ejemplos:

Las cervezas Lager o Pale Ale funcionan genial con aperitivos típicos como embutidos, papas fritas, aceitunas o frutos secos. Las combinaciones clásicas son un acierto si no quieres improvisar e ir por un camino seguro.

Los estilos ácidos (como las cervezas lámbicas) ofrecen un doble maridaje muy interesante: Podemos maridarlas con carnes y alimentos grasos como el pate; mientras que, por afinidad, los pepinillos en vinagre son una alternativa curiosa, pero exquisita al paladar.

Los sabores acaramelados se integran bien con tostadas con quesos de cabra o tipo brie.

En general, las cervezas de trigo potencian su perfil afrutado si las tomamos con plátano.

Las cervezas negras intensifican su carácter acafetado cuando las combinamos con chocolate u otros dulces con cacao. Estos estilos suelen utilizarse para acompañar postres, pero también se asocian con platos sabrosos como la cecina.

Las cervezas de estilo India Pale Ale realzan la experiencia de sabor cuando las degustamos con platos picantes o marisco.

Las cervezas ahumadas constituyen una gran opción para las parrillas, ya sean de carne, pescado o verdura.

Tampoco debemos pasar por alto los maridajes musicales, una nueva tendencia en boga. Por ejemplo, identificamos las propiedades de la cerveza más maltosas con los graves y las cervezas más lupuladas con los agudos (de ahí su nombre «musical»).

Son cada vez más las cerveceras que piensan en producir estilos de cerveza suficientes como para maridar una comida completa de principio a fin. Igual sucede en los locales especializados, que ya no solo organizan catas y maridajes de cerveza, teniendo en cuenta siempre los beneficios de la cerveza, sino que también proponen cenas y menús en los que integran el maridaje dentro de una cuidada selección gastronómica.

Al final, se trata de experimentar qué cervezas nos gustan más según con qué comida. Si bien aquí planteamos algunos ejemplos, no todas las personas tenemos los mismos gustos, por lo que depende de ti encontrar el maridaje perfecto.

Cerveza y Cristalería: cada cerveza con su pareja

Cerveza y Cristalería: cada cerveza con su pareja

¿Sabias que las cervezas deben disfrutarse en copas y no solamente garzas y schoperos? Aca comenzamos a descubrir el mundo de la Cerveza y Cristalería.

Al igual que en el mundo del vino, las cervezas deben degustarse en un vaso o copa adecuados para cada estilo, que destaquen sus características y mejoren la experiencia sensorial.

Puede que lo de la cristalería parezca un snobismo o ñoñería cervecera pero la elección adecuada del vaso o copa según estilo de cerveza, te permitirá vivir la experiencia en plenitud, en condiciones organolépticas adecuadas para que puedas percibir desde el aroma a su sabor, hasta la comodidad con la que llevamos el sorbo a nuestra boca, eso y mas está totalmente pensado al momento de diseñar la cristalería cervecera.

Acá te presentamos las copas que debes tener en tu casa y que debes pedir en tu bar.

Copa de Degustación: Copa  híbrida , entre una copa tulipa y una copa de vino.  angulosa, ha sido diseñada principalmente para potenciar las características organolépticas de la cerveza, en cualquier estilo. Es una copa estándar que suele utilizarse para degustaciones de distintos tipos de cerveza. Para toda cerveza que desees evaluar y degustar.

Copa IPA: Ha sido diseñada especialmente para degustar cervezas IPA.  Posee una parte alta cóncava que permite capturar los aromas de una mejor forma. Su cuerpo es estilizado y eso permite prolongar la temperatura de servicio.

Copa Snifter
Las Copas Snifter tiene una amplia y redondeada superficie inferior. Está especialmente diseñada para aumentar la transferencia de calor desde las manos y así alcanzar la temperatura deseada para beberla.

La parte superior es más estrecha y hacia adentro, con el objetivo de capturar y potenciar el aroma. Es ideal para cervezas fuertes y con mucho cuerpo, generalmente con más de 8 grados de alcohol, como la American Strong Ale, Sour Red Stout, Imperial Stout y Cervezas belgas en general.

Copa Tulipa
Las Copas Tulipa son anchas abajo y mucho más estrechas en el cuello, para luego abrirse un poco arriba. Facilitan la retención, el líquido demora en calentarse, favorece la concentración de sabores y hace más gruesa la capa superior de espuma.

Es ideal para cervezas con cuerpo y una espuma cremosa, como la Belgian Ale, Forgein Stout, American Pale Ale, entre otras. Este tipo de copas son ideales para degustaciones.

Cosas que debes tener en cuenta al elegir una copa o vaso:

Que en función de su forma, tamaño y capacidad nos permita resaltar las cualidades organolépticas de la cerveza (olor, sabor, color), así como la espuma que se genera al servirla.

Que nos ayude a transmitir o no la temperatura adecuada para su servicio (la copa Snifter traspasa el calor de la mano, la Teku gracias a su cuello, retarda el aumento de la temperatura).

Cerveza: ¿en crowler o lata?

Cerveza: ¿en crowler o lata?

Desde el estallido social y con el cierre de bares, muchas cervecerías comenzaron a migrar desde el barril hacia el formato individual. Venta de Growlers, esa “garrafa” de vidrio de 1,9 lts promedio o botellas de 330 cc. Hasta que la escases de botellas o el alto valor de su implementación hizo mirar con buenos ojos al Crowler.

¿Qué es el crowler?

El Crowler es simplemente un Growler (garrafa) pero de aluminio galvanizado, de medio a 1 litro, rellenable y sellable a máquina (tabletop machine). La idea nace en Oskar Blues Brewery en el 2002 como una forma más liviana y en formato individual para llevarte desde el bar a tu casa aquellas cervezas favoritas. Una vez rellenada se le coloca una tapa  y se sella herméticamente. A diferencia del growler este nuevo formato no es reutilizable, pero es más fácil y cómodo de llevar. Bakán, no? Pero la cosa no es tan simple.

¿Qué diferencia tiene el crowler de una lata?

El tipo de llenado. Normalmente una lata de cerveza es llenada de forma automatizada y con bajo riesgo de entrada de oxígeno, lo que disminuye el riesgo de oxidación. Pero en el crowler, la cosa es más difícil. Generalmente se hace en el bar, en un ambiente abierto y con mayor oxigenación, provocando que la vida útil del producto comienza a disminuir sensorialmente a partir del 3 días.

Calidad de la cerveza. En un ambiente controlado, una lata de cerveza, por ejemplo de IPA, puede mantenerse en buenas condiciones hasta 6 meses. Pero el Crowler, por el tipo de envasado, se desvanece y oxida más rápido, por lo que es recomendable mantenerla si o si en refrigerador.

Duración. Los estilos lupulados o más frescos debes beberlos antes de los 7 días post llenado mientras que aquellos con mayor graduación alcohólica como Barley Wine e Imperial Stout pueden aguantar hasta un mes.

¿En qué debes fijarte cuando compras una crowler?

Etiqueta 100% informativa. La etiqueta debiera informar al menos si es o no CROWLER, su Fecha de Elaboración y de Llenado. Caso contrario, asegúrate y pregunta en tu tienda o cervecería regalona.

Recuerda que un crowler necesita cuidados especiales:

  • Mantener siempre refrigerado.
  • Consumir entre los 3 y 30 días después del llenado.